¿QUÉ ES EL MÉTODO CES?

El método C.E.S (Captura-Esterilización-Suelta) consiste en capturar a los gatos callejeros, esterilizarlos y volver a soltarlos en su territorio de nuevo. A los gatos devueltos, les marcamos con un corte en la oreja izquierda para identificarlos como estériles y así poder diferenciarlos de los que aún hay que castrar.

La técnica CES estabiliza inmediatamente el tamaño de la colonia si por lo menos se esteriliza el 70% de los adultos fértiles. Una esterilización cercana al 100% dará lugar a una declinación gradual de la población en un cierto plazo. Además, se reducirán comportamientos como maullidos y escándalos provocados por las peleas, así como el olor de los machos fecundos, quienes marcan su territorio con orina. Además los gatos estériles tienden a vagar menos y por ello son menos visibles y se reducen los trasiegos de animales por las calles. Sin embargo, continúan proporcionando un control natural de los roedores. Pero también, el método CES mejora la vida de estos animales ya que tienen una salud mejor y su esperanza de vida aumenta.

El proceso C.E.S no termina una vez que los gatos se esterilizan y sueltan, la supervisión a largo plazo de la colonia es vital. La amenaza más grande contra la eficacia del C.E.S para hacer disminuir gradualmente las poblaciones de gatos callejeros, es el abandono continuo de felinos domésticos que se incorporan a las colonias. Si no se supervisa la colonia a fin de conocer si hay recién llegados, un par de gatos abandonados comenzarán de nuevo el ciclo reproductivo. Para prevenir esta situación, los recién llegados deben ser capturados y esterilizados. Si alguna de las gatas elude ser atrapada y termina pariendo, la camada puede ser retirada, siendo idóneo en la sexta o séptima semana, para que puedan socializar fácilmente y darse en adopción. De ahí la vital importancia del cuidado diario y atención de los cuidadores de cada colonia.