GESTIONA TU PROPIA COLONIA FELINA

Paso 1: Establecer estaciones de alimentación y refugios.

ces4

Comenzar a ocuparse de la colonia bastante anticipadamente a la captura y esterilización. Estableciendo una estación de alimentación con un horario de alimentación regular, se entrena a los gatos, que son criaturas de hábitos, a que aparezcan en cierto momento en cierto lugar. Esto será de inestimable valor a la hora de atraparlos. Se podrá atrapar a los gatos hambrientos de una manera eficaz cuando vengan a comer, es más, los gatos vendrán en lugar de salir a buscarlos. De esa manera también se podrá contar el número de gatos de la colonia, cuestión importante para organizar la esterilización y también para gestionar la cantidad suficiente de jaulas para atraparlos. Es común la valoración inexacta del tamaño de una colonia. En esta cuestión no se puede tomar como buena la palabra de ninguna persona.

La alimentación regular también permitirá determinar si hay algunos gatitos, adultos amistosos y gatos enfermos. Si es así, se deben tomar medidas anticipadas para la adopción o el cuidado veterinario, antes de que los gatos estén bajo custodia. La nutrición a menudo también curará muchas dolencias felinas comunes, como infecciones del aparato respiratorio superior. Esto es particularmente cierto cuando la dieta normal de los gatos es de mal calidad. También el refugio es importante para la salud. Durante el invierno, los gatos necesitan un lugar caliente y seco para dormir.

El tipo de estación de alimentación que se utilice dependerá de la clase de acceso que se tenga al territorio. Si es posible, fijar platos y un dispensador automático de agua dentro de una caja de madera cubierta, totalmente abierta de un lado así que un gato no puede mantener a otros afuera. Si no se pueden alimentar diariamente, se puede instalar un dispensador automático de alimento seco. Si no es posible esa disposición parecida a una caja, lo mejor que se puede hacer es poner los platos y el agua tan lejos de la gente como se pueda. Tratar de poner la estación de alimentación y los refugios en puntos no visibles para los transeúntes, pero donde los cuidadores de gatos tengan fácil acceso. ¡Dondequiera que se encuentre la estación de alimentación, mantenerla limpia! Es comprensible que la gente no quiera ver desorden, y los departamentos locales de salud tampoco lo permitirían. Así que hay que ser considerado, y por el bien de los gatos, limpiar la estación de alimentación diariamente.

 Paso 2: Asegurar un espacio para la custodia.

Durante el período de captura y durante las siguientes cuarenta y ocho horas posteriores a la cirugía, se necesitará un espacio donde custodiar a los gatos capturados. Las trampas sirven de jaulas, y los gatos no salen de ellas -excepto para la cirugía-hasta que se sueltan. Poner las trampas sobre tablas hace más fácil la alimentación y limpieza, aunque se pueden colocar en el suelo. De deben colocar superficies de plástico debajo de las trampas. El espacio para la custodia terminará oliendo algo mal, pero el plástico recogerá los desperdicios que provengan de las trampas y facilitará la limpieza. Es una buena idea, cuando los gatos estén en cirugía, cambiar el plástico y eliminar el viejo. Volverlo a hacer cuando acabe el proyecto y se suelten los gatos.

Paso 3: La esterilización.

Una vez instalado una estación de alimentación, un refugio, y un patrón de alimentación regular, nos permitirá conocer cuántos gatos hay y si algunos gatitos o gatos enfermos necesitan de atención especial. Ahora se puede fijar una fecha específica para esterilizar a los gatos. Idealmente, se debe utilizar un veterinario o clínica con experiencia en gatos callejeros y que trabaje rápidamente.

Paso 4: La captura.

Las trampas usadas normalmente son las trampas de caja, de 36 pulgadas de largo, con puertas posteriores, de maneras que puedan hacer de jaulas dobles. Estas trampas requieren que gato llegue hasta el platillo donde está el cebo. El platillo dispara la trampa y la puerta se cierra detrás de él (ciertas trampas tienen platillos muy pequeños que los gatos no pisan. Si ése es el caso, ampliar el platillo poniendo encima de él un pedazo de cartulina de cerca de seis pulgadas de largo). Si el gato se pone frenético, cubrir la trampa con una toalla o manta.

El factor más importante para una captura acertada es que los gatos tengan hambre, así que se debe retener el alimento por lo menos durante las 24 horas anteriores. Siempre que sea posible, es mejor atrapar la colonia completa de una vez. Habrá siempre uno par de gatos muy tímidos para entrar en las trampas, y pueden necesitar algunos días con el alimento retenido para que se decidan a entrar. Esto es más fácil si el resto de los gatos han sido capturados y no se está tratando de seleccionar uno de la colonia. La captura total requiere un trabajo mayor durante un corto tiempo, pero es menos trabajosa a largo plazo. Quizás la ventaja más grande de este enfoque sea la satisfacción inmediata: esterilizar a toda o casi toda la colonia. Tener a mano más trampas que gatos. De esa manera, para atrapar el par de gatos que quedan, se tendrá un buen número de trampas dispuestas y será más fácil capturarlos.

Paso 5: La captura.

Las trampas deben estar cubiertas en todo momento con una manta o toalla, aunque los extremos pueden quedar expuestos para ventilación. A veces la gente piensa que es cruel mantener a un gato en una trampa por varios días. De hecho, los gatos callejeros en cautiverio prefieren espacios apretados y oscuros a los grandes y abiertos, pues les da una sensación de seguridad. Si se coloca a un gato callejero en una jaula grande, tenderá a arrinconarse en una esquina.

La noche antes de la cirugía, se debe retirar el alimento y el agua para que el gato tenga el estómago vacío. De lo contrario el gato puede vomitar y atragantarse durante el procedimiento.

Paso 6: Supervisión después del soltarlos.

Si no hay complicaciones después de la cirugía, los gatos deben ser soltados después de las 48 horas en el mismo lugar donde se atraparon. Los gatos son muy territoriales, y relocalizarlos es un proceso difícil que requiere tres semanas de confinamiento en el territorio nuevo. Si no se devuelven al lugar donde se les capturó, los gatos se perderán. Una vez que los gatos se esterilicen y se suelten, el proceso de C.E.S. todavía no termina. Mucho del trabajo duro está hecho ya, pero la supervisión a largo plazo de la colonia es vital. La amenaza más grande contra la eficacia del C.E.S. para hacer disminuir gradualmente las poblaciones de gatos callejeros, es el abandono continuo de felinos domésticos que se incorporan a las colonias. Si no se supervisa la colonia a fin de conocer si hay recién llegados, un par de gatos abandonados comenzarán de nuevo, más temprano que tarde, el ciclo reproductivo. Para prevenir esta situación, los recién llegados deben ser atrapados y esterilizados, después ofrecerse para adopción si es factible, o ser devueltos rápidamente si no. Si cualquiera de las gatas ha eludido ser atrapada y termina pariendo, la camada deber ser retirada, idealmente en la sexta o séptima semana, para que puedan socializarse fácilmente. La supervisión continua de la colonia es también importante porque las condiciones cambian con el tiempo. Con su presencia constante, los cuidadores de gatos son las personas a las cuales la comunidad puede dirigirse para dirimir cualquier problema.