CASAS DE ACOGIDA

Ser casa de acogida es tener en tu casa a uno de nuestro animales que lo necesite y cuidarlo hasta que lo adopten. Por desgracia, en nuestra fundación cuenta con muy pocas plazas en nuestro local, por lo que el acogimiento temporal es fundamental para sacar adelante muchos animales.

Las casas de acogida crean un ambiente ideal constituyendo un medio donde se socializan adecuadamente y reciben un trato más individual, lo que favorece su estabilidad y por lo tanto su adopción. Es una manera de colaborar muy importante porque el encontrar una casa en un determinado momento, para ellos puede ser la diferencia entre vivir o morir. Ayudarás a salvar automáticamente su vida al darle una oportunidad evitándole un triste final: morir enfermo en las calles, atropellado o sacrificado en una perrera.

¿QUÉ SIGNIFICA SER CASA DE ACOGIDA?

Ser casa de acogida implica una importante responsabilidad, ya que supondrá tener la custodia temporal de un animal mientras le buscamos un hogar definitivo.

¿CÓMO FUNCIONA UNA CASA DE ACOGIDA?

Mientras transcurre su estancia la una casa de acogida, los animales tienen la fortuna de sentirse queridos, cuidados, con las rutinas propias de una familia y con una vida más digna. Es una experiencia única y gratificante que te hará sentirte útil, sabiendo que le estás dando la oportunidad de vivir en un futuro hogar que nunca debió perder o que de otra forma, nunca tendría.

Nuestra asociación se hará cargo de todos los gastos veterinarios que conlleve el animal. La casa de acogida dispondrá el hogar y la comida, además de proporcionar al animal las atenciones y cuidados diarios que necesita cualquier gato o perro. No obstante, en el caso de ser necesario, la asociación se hará cargo de su alimentación.

¿CUÁNTO TIEMPO DURARÁ LA ACOGIDA?

El tiempo lo decides tú, pero la mayoría de los casos se necesita una acogida indefinida hasta que le encontremos un hogar de adopción u otra acogida.