C.E.S

Hay gatos que viven en la calle desde hace generaciones como resultado de gatos abandonados, extraviados o descendientes de gatos salvajes, se han vuelto desconfiados y ya no son capaces de vivir en un hogar con una familia.

Pero el hecho de que vivan en la calle y no sean sociables con humanos no significa que no podamos y no debamos ayudarles, o que debamos ignorarles. Por ese motivo, es necesario, además de cuidarles, llevar un control de la población felina. Nuestra fundación lo hace a través del método CES.